Inicio Liga Colombia ¿Sin triunfos y con maletas listas?

¿Sin triunfos y con maletas listas?

384
0
Compartir

Santa Fe sigue sin un rumbo fijo y esta vez, en su visita a Ibagué, no se salvó de la derrota, la cual complica la situación de un equipo que está con un rumbo sombrío

Los cardenales volvieron a mostrar su lado más sombrío, sin ideas sin fútbol claro, sin goles y que hacen de su futuro algo demasiado incierto, entre tantos cambios en los administrativo y los deportivo, el panorama se complicó.

Primera mitad confusa para el conjunto cardenal, que más allá que buscaba constantemente salir con la pelota, aunque, a la vez, quedaba corto al momento de estar en la ofensiva y más aún en tres cuartos de cancha, en la que llegaban bastante pero sin mucha claridad para buscar a los hombres de ataque, en este caso Maicol Balanta y Jefferson Duque.


Más allá de esto, fue al minuto 19, cuando ninguno de los dos equipos tenía un control claro y no se veía un fútbol demasiado vistoso (algo que suele suceder en un duelo como este), Alex Castro se filtró en área cardenal y llegó a marcar con mucha fuerza Alejandro Moralez, que tumbó al volante ofensivo del los tolimenses, generando que el juez resolviera que era penal, el cual transformó en gol el capitán de los locales Danovis Banguero.


Luego de eso, que fue realmente un balde de agua helada para los capitalinos, no fueron muchas las acciones en concreto para ninguno de los dos lados, aunque el Tolima tuvo un par de momentos con más claridad ante un león que parecía estar a punto del knockout.

El asunto no podía ser peor para un Santa Fe, el cual dejó que su rival se encargara de apretar mucho más, dejando de lado las asociaciones, dejando que el fútbol de toques apareciera pero sin siquiera intentar muchos remates, máximo algunos que intentaron hombres como Maicol Balanta o Guillermo Murillo (que ingresó al minuto 69).

El knockout en definitiva para el rojo capitalino llegó luego del minuto 60, cuando el Tolima se animó mucho más a atacar, intentó por varias formas, incluso le anularon un gol a Diego Valdés que era totalmente legítimo, pero este mismo tuvo su revancha al minuto 65 cuando desenfundó un certero disparo de media distancia y batió sin lugar a dudas al golero Leandro Castellanos.

Posterior a esto, salió el autor del segundo gol y entró un viejo conocido de la casa cardenal como Anderson Plata, que aprovechó los horrores defensivos del león y casi 12 minutos luego de ingresar facturó y empezó a sellar la goleada, la cual Jaminton Campaz le puso la cereza al pastel, un pastel con sabor a desastre, a desilusión y que da lugar, casi que con seguridad, para que se avecinen cambios y MUCHOS, en las próximas horas en un león que está herido, sin olfato y que parece difícil que pueda despegar.