Inicio Liga Colombia El león goleó y se ganó una vida más

El león goleó y se ganó una vida más

554
0
Compartir

Con el triplete de Wilson Morelo, quien se destapó en un momento muy necesario para su equipo, los cardenales tienen vida en las finales y aún sueñan en dos frentes.

Triunfo vital del equipo de Guillermo Sanguinetti que tras conseguir un impensado 3-0 a su favor auspiciando de visitante en El Campín y gracias a un resultado sorprendente para muchos que fue el empate de Nacional ante el descendido Leones, aseguró su lugar en las finales de la Liga Águila y aún sueña con luchar también en el plano local.

Con mucha autoridad y con un equipo que tuvo un pensamiento preciso, unas ideas más claras, un nivel de juego que sin ser tan vistoso fue practicamente un engranaje perfecto y que apabulló en muchos sentidos a un mermado Millonarios, Independiente Santa Fe creyó en sí mismo y así logró una victoria muy importante, sin demasiada dificultad y con buenos sucesos en todas sus líneas que como resultado le otorgaron una vida más a un león que parecía tener aún en carne viva el golpe del pasado jueves.

Desde el pórtico con un veterano como «Rufay» Zapata, quien en días anteriores en la sede de Tenjo declaró que aún tiene mucho para dar y espera aportarle mucho más a su equipo, pasando por una defensa muy sólida, donde incluso el criticado Hector Urrego brilló en una noche redonda para los rojos, además de un medio campo muy preciso, con dos volantes como Yeison Gordillo y Baldomero Perlaza que se están entendiendo de gran forma y dos volantes ofensivos que se hicieron sentir e hicieron daño a unos laterales muy confundidos ayer.

Sin embargo lo que sorprendió ayer, más allá que no es la primera vez en esta campaña que lo hace, fue el frente ofensivo que propuso el entrenador charrúa, una dupla que se conoce, que sabe lo que es jugar lado a lado como Wilson Morelo y Carmelo Valencia, donde el primero fue vital para cosechar 3 goles y 3 puntos de oro, mientras el segundo más allá de no estar presente el marcador, fue muy inteligente en el área, vivo y que supo comprender la idea que por ejemplo, más allá que no puede participar en la Copa Sudamericana, era lo que necesitaban los cardenales días atrás para no padecer ante el Junior barranquillero.

Más allá de la euforia por el triunfo, vital teniendo en cuenta de lo que se jugaba y que era el último clásico capitalino del año, esta victoria dejó a Santa Fe muy bien parado de cara a las finales, donde en menos de una semana ya tiene otra prueba de fuego, nada más y nada menos que ante el último campeón, el mismo elenco que días atrás padeció en su visita en El Campín, aunque ahora el asunto será distinto, más aún cuando de finales y duelos directos se trata, para lograr así darle un verdadero valor a esa vida extra que los leones consiguieron pensando en los objetivos del semestre, donde además se jugarán la vida en la Copa Sudamericana.