Inicio Fútbol VANEMERAK, UN LÍDER DENTRO Y FUERA DE LA CANCHA

VANEMERAK, UN LÍDER DENTRO Y FUERA DE LA CANCHA

43
0
Compartir

MARIO VANEMERAK FUE JUGADOR DE MILLONARIOS EN UNA DE LAS MEJORES ETAPAS DEL CLUB, ALZANDO EL BICAMPEONATO DE 1987 Y 1988 PARA DESPUÉS CONVERTIRSE EN ENTRENADOR.

Créditos Caracol Radio

El centrocampista se coronó campeón con los embajadores en 1987 y 1988. En ambos campeonatos tuvo un rol clave y más adelante llevó a Millonarios a una de sus mejores apariciones en un torneo internacional en la Copa Sudamericana 2007.

Mario Vanemerak se topó con la escuadra albiazul en 1987, luego de un paso exitoso por Vélez Sarsfield de Argentina. En Vélez disputó 179 partidos y anotó 21 goles en durante los seis años en los que estuvo vinculado con el plantel de Buenos Aires.

El volante llegó a un Millonarios que estaba armado con el objetivo de ser campeón. En 1986, el América de Cali se quedó con el título de Liga, superando a su máximo rival, el Deportivo Cali. Esta fue la sexta estrella para los escarlatas que marcaron su poderío en la década de los 80.

Con la intención de romper la racha de los diablos rojos, la directiva de Millonarios decidió armar una nómina de lujo integrada por figuras como Arnoldo “El guajiro” Iguarán, Carlos “La Gambeta” Estrada,  Rubén Dario Hernández, Alberto Gamero, Miguel Augusto Prince y otros.

El liderazgo de Mario Vanemerak se vio evidenciado en todo el campeonato. En 1987, Millos logró quitarle al América de Cali la hegemonía en una temporada positiva. Los azules fueron superiores tanto en el todos contra todos como en el hexagonal final.

Un año después, se repitió la historia y los capitalinos se quedaron con el primer lugar del todos contra todos en 1988. Más adelante, superaron con lo justo a Atlético Nacional en la definición del título y consiguieron su estrella número 13.

Precisamente, el último partido de Millonarios en el hexagonal final fue contra el Junior en el Metropolitano. Los barranquilleros estaban sin  vida en el torneo, pero querían despedirse de su afición por todo lo alto. Los embajadores iniciaron perdiendo y con este resultado, Atlético Nacional era el campeón. Mario Vanemerak se cargó el equipo al hombro y anotó el gol del empate. Con la igualdad, Millos debía esperar que Santa Fe derrotara a Nacional, cuestión que sorprendió en El Campín y los azules ganaron un título más en su palmarés.

En otro orden de ideas, tiempo después Vanemerak llevó a Millonarios a la semifinal de la Copa Sudamericana 2007, en donde el plantel perdió con América de México. Jugadores como Ricardo Ciciliano,Rafael Robayo y Jonathan Estrada lideraron a un equipo que no contaba con muchas figuras pero que tenía una identidad clara en su juego.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here