Un amor para toda la vida…

Abrazo de Gol familia ‘Embajadora’

Por: Camilo Banda M.-
Twitter: @Camiban

Hoy amanecí pensando mucho en este amor que me hace sufrir cada 8 días, que me hace reír de alegría y que me hace llorar, hoy más que nunca amanecí pensando en ese millonarios del año 1995 y 1996, pensé en mi abuelo, porque esta herencia como a muchos no me la dejó papá, me la dejó mi abuelo, ese abuelo, que hoy, como más de un hincha ve jugar a nuestro querido embajador desde arriba al lado de DIOS, recuerdo como si hubiera sido ayer, la primera vez que vi jugar a Millonarios, lo hice en un televisor viejo, el cual solo tenía 13 canales y recuerdo que no dejaba pasar un solo domingo sin ver jugar a los grandes de mi época, “El muelas” León, Flaminio Rivas, Osman López, Bonner Mosquera, Alex Daza, John Mario Ramírez, Ricardo Lunari, Raúl Ramírez, Edison Domínguez, Marcio Rodríguez Cruz, Oscar Cortés y Carlos Rendón.

Esos que yo veía como mis ídolos, como mis héroes que veía en televisión, habían otros ídolos que no alcance a ver, pero que mi viejo me contaba sobre esos grandes, como Funes, Pedernera, Di’Stéfano, Amadeo Carrizo, Delio ‘Maravilla’ Gamboa, Alejandro Brand, Willington Ortiz, Pedro Alberto Vilvalda; cada día me enamoraba más del cuadro embajador. Fueron pasando los años y seguía con esa misma pasión, recuerdo como si hubiese sido ayer mi primer partido en el estadio contra nacional, un clásico de clásicos, ese día caímos 2-1, pero sin importar nada seguía enamorado de Millonarios, llegaron grandes ídolos que se quedarán en mi memoria hasta que se acabe este paseo. Como lo es el Uruguayo Héctor Burguéz, el peladito Chitiva, Andres Perez, Mazziri, “El flaco” Rivera y Carlos Castro, tras el pasar de los años este amor se convirtió en lo más grande, recuerdo el partido de Millonarios contra el Boca Juniors de Argentina, recuerdo partidos contra Gremio, Tigres, Palmeiras y Sao Pablo.

Recuerdo esa hermosa labor del profe Mario Vanemerak en el 2007, recuerdo a Zapata inmortalizándose en el Morumbi, recuerdo a Ciciliano tapando penaltis, recuerdo a Estrada y recuerdo a cada uno de esos jugadores que dieron todo por esa camiseta, por esa segunda piel que llevamos nosotros como hinchas de Millonarios.

Dicen que recordar es vivir y no me canso de ver y de recordar aquel 16 de Diciembre del 2012, donde conseguimos la estrella 14, la tan anhelada estrella 14 y éramos los más veces campeones, nuestro club, un club grande como el que seguimos siendo hoy en día, de esa hinchada fiel, de esa hinchada que sin importar nada siempre está presente cada vez que juega este amor, que va a donde sea sin importar las circunstancias, ese campeonato lo viví de cerca, de muy cerca gracias a mi profesión, después de esa hermosa sensación de ver a tu amado equipo campeón nada se compara con ese momento, ese día lloramos, pero esas lagrimas fueron diferentes porque fueron de alegría y salieron del corazón y no del consciente como se hace cuando perdemos o nos eliminan.

Recuerdo todavía partidos importantes y que marcaron nuestras etapas como hinchas, el partido contra el Junior que remontamos, recuerdo ese día del decía a mis amigo del Búfalo, “Tengo muchos nervios, pero hoy remontamos como sea”; y lo hicimos, pero el destino volvió a jugar en contra de nosotros, nos empataron la serie y el Junior nos eliminó por penaltis y en casa, dolió y mucho, pero no importo, seguimos adelante, momentos difíciles vivimos siempre como hinchas de Millonarios, derrota tras derrota, malos resultados, jugadores poco comprometidos, dirigentes que les daba igual el equipo y nosotros como hinchas siempre presentes.

El partido contra Bucaramanga, ese día se reboso la copa para el hincha embajador, perdimos y suspendida la hinchada, pero sin importar nada seguimos presentes por televisión, casi 2 meses sin ir a nuestra casa, a nuestro coloso de la 57, a nuestro amado Nemesio Camacho el Campin, se acabó ese semestre y nuestra primer cita fue en techo, volver a ver jugar a tu equipo del alma después de tanto tiempo es como volver de las vacaciones del colegio, llega uno más enamorado.

Nuestro presente, sigue siendo este amor que nunca terminara, este amor que te enamora cada día más, seré hincha de Millonarios hasta que el de arriba diga basta y de cuerpo presente lo dejare, pero hasta en la otra vida seguiré a mi cuadro embajador. Es bonito ver niños en el estadio, uno ve que este amor es sincero y es puro, la inocencia y las lágrimas de cuando tu amado equipo pierde.

Este es un amor para toda la vida, es como una relación que así te falle mil veces siempre perdonarás y amaras.

 

ruben-camacho

Abogado, Derecho Deportivo. Twitter: @RubnCamacho. Escritor en http://www.saquedemeta.co

Leave a Comment

(required)

(required)