Inicio Premier League Sesenta más uno

Sesenta más uno

87
0
Compartir

Ya son 61 jornadas en las que el Liverpool de Jürgen Klopp no pierde en Anfield Road por Premier League. Con el partido de hoy frente al Arsenal, el equipo llega a 3 años y 5 meses sin conocer la derrota en su casa. Los ‘Gunners’ tuvieron como ganarle el partido a los ‘Reds’, sin embargo, apareció el poderío del campeón y le dieron vuelta para sellar una victoria más de local, cosa que ya tienen de costumbre.

La última vez que el Liverpool cayó en Anfield, fue el 23 de abril del 2017. Aquel día, Crystal Palace ganó por 2 goles a 1, remontando un juego que había comenzado ganando el local tras un gol de Philippe Coutinho a los 24 del primer tiempo. Christian Benteke sellaría un doblete a los minutos 42 y 74 para establecer cifras finales en el tanteador y conseguir la victoria. El equipo dirigido por Sam Allardyce en ese entonces, derrotó a un Liverpool que apenas empezaba un proceso y que solo le alcanzó para meterse en el último puesto de Champions League.

The Telegraph

Era apenas la primera temporada de Klopp al mando del club, el entrenador había llegado a mediados de la 15/16, pero la 16/17 fue en la que arrancó de ceros con el proyecto ganador que le devolvió la gloria al Liverpool. En ese último jugo perdido en Anfield, tuvieron acción varios jugadores que hoy día forman parte de la plantilla. Matip, Wjnaldum, Firmino, Milner y Origi estaban en la alineación titular, mientras que Alexander Arnold y Joe Gomez fueron alternativas en el banco de suplentes.

Han pasado 5.490 minutos sin que Anfield vea caer a su equipo en la liga más importante del mundo y, por lo menos, va a pasar otro mes sin que lo haga, ya que el próximo partido del Liverpool en condición de local es el 24 de octubre ante el Sheffield United, equipo que tuvo una buena campaña en la temporada pasada, pero que en esta no arrancó con pie derecho y ha perdido los 3 partidos que ha jugado.

Por ahora, Anfield Road seguirá siendo ese fortín para el club de Merseyside en el que no pierde hace tiempo y que, a pesar de la ausencia de los hinchas, es el mismo templo sagrado de un club que se ha potenciado en más de 4 años y que en la actualidad es de los mejores del planeta, a tal punto de hacer su estadio un lugar en donde le es imposible ganar a cualquier club de Inglaterra.