Inicio Fútbol La capital se hizo respetar, los domicilios no

La capital se hizo respetar, los domicilios no

147
0
Compartir
Dos buenas victorias y una derrota con marcador de tenis fue el balance de esta jornada.

En esta fecha del Torneo Águila los equipos capitalinos consiguieron su victoria en casa, el que jugó de visitante terminó goleado.

La primera victoria de Bogotá

El equipo dirigido por Jairo ‘El Viejo’ Patiño llevaba una racha muy mala desde que inició el certamen. A punta de empates y dolorosas derrotas, el equipo capitalino era el colero de la tabla, ni de visitante ni en su casa le iba bien. Pero esto cambió el sábado pasado, cuando en un interesante partido  derrotó a Cortuluá 3-2.

Al mando del onceno del Valle del Cauca se estrenaba un referente de Millonarios, Mayer Andrés Candelo. El juego fue bastante intenso, con posibilidades de lado y lado, donde fueron figuras los guardametas. El equipo bogotano tenía impetu y como fuese quería conseguir sus primeros tres puntos en el Torneo. Sería  Jitson Mosquera quien pondría el 3-1 para liquidar el juego, pese a que en los 90 anotó Jaime Córdoba para la visita.

Cota sigue como fortín

‘El Equipo Joven más Grande de Colombia’ recibía a Universitario de Popayán en el Municipal de Cota. Allí nuevamente el intenso conjunto de David Barato puso en aprietos y ahogó al onceno visitante, aprovechando las medidas de su campo, que se ha vuelto un plus para esta temporada. Desde el pitazo inicial los jóvenes jugadores de Fortaleza salieron en busca del gol.

Al minuto once de haber iniciado el juego Yesid Yepes hizo demostración de su buena pegada y anotó su cuarto gol en el Torneo. Cuatro minutos más tarde Adrián Parra se reportaría para poner de cabeza el 2-0. Aprovechando ese momento  de shock de Universitario, Wilmar Arango con un gran remate de media distancia ajustaba el tercero. La única reacción del equipo de Popayán fue de Luis Mina al 65’; contundencia en la primera parte y manejo en la segunda, así jugó ‘Forta’.

Tigres fue domado en Pereira

El otro equipo capitalino viajó a la capital de Risaralda, con el entusiasmo de una serie de victorias que lo ponían a tiro de as para ingresar a los ocho. Diego Díaz quiso darle ruedo a los futbolistas más regulares haciendo algunos retoques al onceno que venía trabajando, sabía que visitaba una plaza compleja­, sino la más difícil del certamen.

Pasaron 15 minutos y el partido ya estaba 3-0 para el equipo local, anonadados y sin respuestas claras se encontraban los jugadores bogotanos. Sobre la media hora de juego el equipo ‘Matecaña’ le daría una estocada fulminante a los visitantes, llegaba el cuarto tanto. En la segunda mitad el juego fue soso, Tigres intentaba aunque no quería recibir más goles, pero otros dos llegaron al 87 y 90 para cerrar el set demoledor contra Tigres, que lo deja a dos del octavo lugar.