Inicio Uncategorized Queiroz toma el mando de la Selección

Queiroz toma el mando de la Selección

57
0
Compartir
Carlos Quiroz tiene cuatro mundiales a su espalda.

Tras llegar a las semifinales de la Copa de Asía y terminar un proceso de ocho años con Irán, el entrenador portugués remplazará a José Pékerman y su primer reto será la Copa América de Brasil 2019.

Hace 65 años nació en Mozambique, en aquella época república de Portugal, quien ahora tendrá el reto de dirigir a James Rodríguez, juan Guillermo Cuadrado y David Ospina. Tras siete meses de incertidumbres y polémicas negociaciones, hoy es presentado Carlos Quiroz en la sede de la Federación Colombiana de Fútbol.

Fue arquero profesional durante seis años, pero se dio cuenta que su futuro estaba en la raya dirigiendo a los futbolistas. Ya graduado como ingeniero mecánico, decidió tomar rumbo a Portugal, para empezar a hacer el proceso desde las divisiones menores de la Federación.

Tras ser asistente técnico y estar dos años a cargo de la Selección absoluta, que estaba en un proceso de recambio, su primer gran reto fue dirigir al Sporting de Lisboa. No le fue muy bien y prefirió tomar otros rumbos, pasó por Estados Unidos, Japón y Emiratos Árabes.

Tuvo un salto a la selección de Sudáfrica, la cual clasificó al mundial del 2002, mérito que le dio motivos al Real Madrid para contratarlo. Ya en la ‘Casa Blanca’ la presión y el momento futbolístico del equipo no le permitieron destacarse, y la temporada siguiente se fue por la puerta de atrás.

Decidió tener un alto en su carrera y prefirió de seguir aprendiendo de la mano de un entrenador que marcó época. Estuvo cuatro años como asistente de Sir Alex Ferguson, en el Manchester United, donde coincidió con Cristiano Ronaldo. Los buenos logros del equipo inglés lo ayudaron a llegar nuevamente a la selección de su país.

Allí estuvo dos años, llegaría a su segundo mundial junto a Cristiano Ronaldo en un gran estado de forma. Alcanzaron los octavos de final y terminó siendo eliminado por España, en un polémico partido. Armó sus maletas y tomo rumbo a Irán, con la misión de manejar un proyecto desde las divisiones inferiores y clasificar  a la cita orbital.

Hizo destacables presentaciones, estuvo presente en Brasil 2014 y Rusia 2018, y dejó un proceso en el país asiático. La federación lo tenía en planes desde noviembre, pero por motivos contractuales y su compromiso con Irán no pudo llegar antes. Aterrizó ayer y de inmediato puso cierta distancia con los medios, de forma muy correcta.

Ahora tendrá mucho por hacer, y en poco tiempo. Deberá actualizarse sobre la actualidad de los futbolistas colombianos, empaparse del rentado local y ver que cosas del anterior proceso les puede dar continuidad y cuales dejará atrás. También deberá estar pendiente de lo que ocurra con los juveniles de Reyes en el Suramericano.

Pese a que le gusta tener un riguroso orden defensivo ­­– evidentemente por las carencias que tenía en Irán– le gusta por al ataque. Tiene materia para explotar, pero en poco más de un mes ya tendrá sus primeros amistosos. También la Federación tratará de vincular algún colombiano a su cuerpo técnico.