Inicio Liga Águila Murillo, versatilidad y potencia ofensiva para la renovación cardenal

Murillo, versatilidad y potencia ofensiva para la renovación cardenal

195
0
Compartir

Del “equipo corázón del Valle” al “león”, Patricio Camps le apostará al talento joven en su búsqueda de la renovación del plantel de Independiente Santa Fe

Semana de muchas novedades en plena Copa América para Independiente Santa Fe, que luego de dar a conocer sus primeros dos fichajes, en este caso el delantero Federico Anselmo, el atacante Maicol Balanta y uno de los volantes subcampeones del fútbol colombiano como es el vallecaucano Daniel Giraldo, justamente desde esa región del país y tras una nada despreciable campaña en el Torneo Águila con el Cortuluá, llega una de las nuevas piezas que buscará engranar en el rojo capitalino que comandará Patricio Camps.

Más allá que no viene de estar en el primer nivel, el delantero Guillermo Murillo es la nueva contratación del elenco capitalino para este segundo semestre, en el cual la Liga y la Copa Águila serán los dos objetivos por los que luchará Santa Fe, buscando dejar atrás de una vez por todas el pésimo primer semestre que tuvo el equipo.

A continuación les presentamos un breve perfil del joven artillero que quiere encontrar en el león su gran sitio para seguir desarrollándose y mantener su potencial goleador en su máxima expresión:

Guillermo Murillo

Foto tomada de: Facebook Oficial Cortuluá

Más allá de no ser un producto de la cantera del Cortuluá, Guillermo Murillo tiene una amplia experiencia a sus cortos 23 años, en los que ha tenido la oportunidad de foguearse principalmente en el torneo de ascenso, en el cual ha vestido 3 camisetas e incluso superó la cifra de los 100 partidos este año en el Torneo Águila.

Debutó en el año 2014, más precisamente el 5 de abril cuando de la mano del Universitario de Popayán, que era conducido por César Torres, jugó en Armenia ante el cuadro verde del Eje Cafetero y fue Torres que ese día decidió darle la confianza como titular, claro, entendiendo que el elenco payanés se ha caracterizado siempre por darle la oportunidad a jóvenes talentos y Murillo no fue la excepción. Fueron 20 juegos en aquel 2014 (14 por el Torneo y 6 en la Copa) y 3 goles que generaron que el nombre de Guillermo Murillo, sumado a su condición hábil por los costados, lo llevaran a un histórico que seguía en su andar y su lucha por ir a un equipo de mayor al trascendencia, el América de Cali.

En los “diablos rojos” su etapa no fue muy fructífera, 3 partidos (2 del Torne y 1 de Copa) lo dejaron con muy poco rendimiento en ese 2015, por lo que decidió retornar a sus raíces, el Universitario volvió a ser su casa para 2016, fue allí donde tuvo su temporada con mayor número de juegos disputados (31 en el Torneo y 3 en Copa), que sumados a la cifra nada despreciable de 9 goles lo llevaron al Eeje Cafetero, donde el Quindío lo acogió. Allí fue cuestión de 1 semestre y 13 juegos (con un gol incluido en la Copa), que le dieron su primera gran chance, debutar en la Liga Águila para el segundo semestre de 2017 de la mano del Cortuluá, elenco en el cual alcanzó a disputar 3 juegos antes que los vallecaucanos retornaran a la B.

Desde el descenso del elenco que hace las veces de local en el estadio 12 de Octubre de Tuluá, Guillermo Murillo ha logrado hacerse un espacio habitualmente en las alineaciones titulares, siendo destacado en varias oportunidades como figura del encuentro. En 2018 jugó en 27 ocasiones y convirtió 4 goles, mientras que en la más reciente campaña del primer semestre de 2019, tuvo su mejor rendimiento con 12 goles en 22 juegos, traducido en un promedio de gol de 0,55 como su media anotadora y finalizó como máximo anotador junto a su compañero Sebastián Herrera (entre los dos anotaron 24 de los 40 goles del Cortuluá) y Diego Álvarez.

Sobre sus condiciones, hay que aclarar en primera medida que no es un delantero de área, no es un “9” neto, sino que por el contrario es un hombre de ataque que tiene a los costados como su gran aliado para desequilibrar, como un extremo para romper bloques y siempre, por lo menos durante el último semestre, fue fundamental en la creación de acciones en ofensiva, aguanta bien sobre el costado, es fino al momento de encarar y sostener la pelota para luego convertirse también en un pasador, sin dejar de lado su potencial en el juego aéreo. Oriundo del municipio de Florida (Valle), mide 1,80 metros, pesa 80 kilogramos y muchos los conocen por el apodo de “Chirri”.

Foto de: Cortuluá Oficial *Murillo se convirtió en un verdadero “hombre de penales” en la última campaña, dado que de sus 12 anotaciones, 5 de ellas fueron convertidas desde el punto blanco del penal.