Los embajadores dieron la vuelta ante la hinchada cardenal

Se viene el clásico capitalino por los octavos de final de la Copa Sudamericana, el duelo que más está en la memoria de los aficionados de Millonarios y Santa Fe es el de la final, el 17 de diciembre del 2017.

 

El partido fue un vivo reflejo del semestre de los equipos bogotanos. Ambos con técnicos extranjeros, Miguel Ángel Russo al mando de los azules y Gregorio Pérez de los santafereños, habían hecho un torneo con altibajos y no eran los favoritos en principio para disputar la copa.

 

En semifinales Millonarios dejó en el camino al América de Cali por un global de 2-1, mientras que los leones harían lo propio con el Deportes Tolima de Gamero, por el mismo marcador. Así se sellaba la primera final torneos cortos entre equipos de la misa ciudad.

 

Millos arrancaba como local, así que el miércoles 13 del último mes del año, el Nemesio Camacho El Campín se vistió de azul esperando a que su equipo sacará alguna ventaja para el partido de vuelta. El cotejo se dio bastante apretado, por lo que sería una pelota quieta la que desatoraría el encuentro.

 

A los 31 minutos Matías De Los Santos peinó en el primer palo el centro del ‘Carachito’ Domínguez, y desajustó a Robinson Zapata. Resonaban los cánticos en el ‘Coloso’ de la 57, mientras que en el campo los equipos se estudiaban y procuraban generar acciones ofensivas, pero se preocuparon más por no recibir algún gol y tratar de resolver la serie en el siguiente juego.

 

Ese partido sería el domingo 17 de diciembre. Antes de iniciar el encuentro se informó que la celebración del equipo rojo sería en el estadio, y si ganaban los azules su festejo se daría en el parque Simón Bolivar. La ciudad se teñía de ambos colores, y por esos días el tema principal, y prácticamente el único, era esa inédita final.

Cadavid fue decisivo en la llave.

La única forma de ir a los penales era un solitario gol de los locales, el empate le daba el campeonato a Millos, así que los cardenales tenían la responsabilidad y salieron a buscar el partido. El héroe en el primer encuentro sería el verdugo para los embajadores en la vuelta. Una imprudencia de De Los Santos sobre Wilson Morelo, le permitió al delantero anotar el primero desde los once pasos, a los 17 minutos.

 

El desarrollo del partido se dio más en la mitad de la cancha, los santafereños tuvieron dos opciones que pusieron nerviosos al puñado de hinchas azules que lograron ingresar al Campín. Pero nuevamente la pelota parada favoreció a Millonarios, cuando a los 55 minutos Domínguez cobró desde la esquina noroccidental, y el capitán Andrés Cadavid con un gran salto le ganó a José Moya, rematando contra el piso silenció al Nemesio y dejaba las cosas como al principio.

 

Los dirigidos por Gregorio Pérez trataron de arrinconar a su acérrimo rival, que se defendía con todo lo que tenía. Por ahí dicen que tanto va el agua al cántaro que se rompe y así ocurrió faltando 7 minutos para finalizar el partido. Un despeje de ‘Rufai’ cayó a las afueras del área embajadora, Perlaza habilitó a Morelo, quien dejó en el camino a Banguero y Vikonis.

 

La hinchada santafereña ya se sentía victoriosa, y veían la estrella número 10 en su escudo. Pero Miguel Ángel Russo les aguaría la fiesta, dándole ingreso a Henry Rojas. Al 85 el volante tolimense aprovechó un mal despeje de William Tesillo que dejó la pelota rebotando en el borde de la media luna, y el 17 la cazó con su botín izquierdo.

 

Un golazo apoteósico para un partido vibrante y único. El silencio en las tribunas contrastaba con la algarabía del banquillo azul y los hinchas que celebraban por todo el país. Fue un golpe de nocaut que, sumado al poco tiempo, dejó imposibilitado a Santa Fe. Millonarios levantó su título 15 y se quedo con un partido inédito, que celebró hasta la media noche con su gente en el Simón Bolívar. Un encuentro que quedó en la memoria de ambas hinchadas.

 

 

Ahora se jugará también a ida y vuelta por los octavos de la Sudamericana, también cerrará Santa Fe como local. Este martes será el primer round, de una llave que puede ser una pequeña revancha para los cardenales u otra alegría de los embajadores sobre sus rivales de patio. Ya se empieza a vivir el clásico bogotano.

Attachment

omar-pachon

Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana.

Leave a Comment

(required)

(required)