Inicio Liga Colombia Liderazgo y destreza: características del «Gladiador»

Liderazgo y destreza: características del «Gladiador»

894
0
Compartir
Foto: Archivo SDM

Andrés Pérez sigue dando de que hablar a sus 39 años, siendo un eje fundamental para la revitalización del león, que nuevamente sueña con dejar atrás uno de los momentos más duros en el último tiempo

No es un misterio para nadie que Independiente Santa Fe sin duda alguna parece que finalmente despertó de una horrible pesadilla que lo ha acechado a lo largo del 2019 como lo es una profunda crisis deportiva e institucional que parecía no tener un fin concreto, que tenía a más de uno haciendo cuentas y hablando de lo sombrío que sería el 2020 a ese ritmo desolador, algo que ha dado un cambio radical aparentemente durante las últimas jornadas.

9 de 9 en las últimas 3 presentaciones, algo que no sucedía desde finales del 2018, con 2 éxitos como local y un impresionante y muy bien trabajado triunfo logrado en la «casa blanca» del Once Caldas, con el nada despreciable dato que no recibió ningún gol en esas 3 presentaciones, hacen pensar a la hinchada cardenal, pero sobre todo al propio equipo, que la situación parece si tiene reversa alguna, que es cuestión de actitud, asumir los retos como si fueran una final , apoyándose de los talentos, nuevos o viejos, pero sobre todo sacándole el mayor provecho a los experimentados para encontrarle la vuelta a un panorama incierto, algo que uno de los miembros del plantel cardenal parece ha entendido poco a poco y que lo tiene en un nivel superlativo a sus nada más y nada menos que 39 años, haciendo la referencia a Andrés Pérez.

Como si se tratase de una de sus épicas presentaciones cuando estaba en su mejor nivel, este volante bogotano, con pasado en Millonarios, el fútbol argentino y sobre todo en el Deportivo Cali, parece que ha entendido con mucha claridad la idea de un necesitado Harold Rivera, quien sabe de la responsabilidad que tiene sí o sí de sacar adelante a un golpeado Santa Fe, pero que, como lo dejó en claro a su llegada, esperaba que los más experimentados aportaran y es justamente el de más edad (incluso el de mayor edad en toda la Liga) quien ha comprendido ese mensaje con claridad, plasmando continuamente garra, sacrificio, liderazgo, sin miedo al momento de recuperar el balón, decisión e incluso acertado en sus pases, tal y como lo hizo en el «clásico capitalino» habilitando como pocas veces a Maicol Balanta y dándole una luz de esperanza al elenco rojo de Bogotá.

Foto: Archivo SDM

No es un secreto en absoluto que Andrés Pérez ha venido de menos a más en esta temporada, no solamente en este semestre, recordando que durante la primera parte del año fue muy criticado y también se vio influenciado por el bajo nivel mostrado por Santa Fe, incluso durante esta primera mitad de campeonato, cuando tuvo que iniciar en el «mini ciclo Camps» como suplente de José Luis Caicedo (de 17 años), fue incluso expulsado ante América en el «clásico de rojos», pero justamente luego de ese encuentro que empezó a mostrar una actitud diferente, más comprometido, no dando un balón por perdido y, sobre todo, demostrando un muy buen nivel y armando una gran sociedad con un viejo conocido para él como es Daniel Giraldo.

Más allá de sus trabajos diferenciados (esto teniendo en cuenta su edad y la búsqueda del cuerpo técnico por mantenerlo de la mejor manera previo a cada partido), sus números no mienten, 83,3% de entradas exitosas, 14 intercepciones (las mismas de Daniel Giraldo), 76% de pases acertados y un 65,3% de pases concretados en campo contrario, hacen de Andrés Pérez uno de los valuartes en este intento cardenal por renacer, por surgir nuevamente de las cenizas, que tiene además a este Santa Fe aún con chances de meterse en la fiesta de fin de año y, de una vez por todas, dar algo bueno de que hablar en esta nueva faceta de los rojos, mucho más decididos, con más coraje, mayor concentración y que saben lo que será de aquí en más fecha a fecha, todo con la presión, pero demostrando que de las duras también hay maneras de salir adelante.