Inicio Liga Colombia Lesiones: un karma en el inicio de la era Camps

Lesiones: un karma en el inicio de la era Camps

335
0
Compartir
Fotos tomadas de: Independiente Santa Fe

En el inicio de la «era Camps», además de los flojos resultados, parece que las lesiones empiezan a marcar el momento del cuadro cardenal

Dos nuevos afectados se suman a la «enfermería cardenal» y es que en las últimas horas, el volante argentino Fabián Sambueza, reciente refuerzo del cuadro capitalino, sufrió una molestia en el isquiotibial, que rápidamente lo sacó durante el encuentro de su equipo por Copa ante Nacional.

Pero no solamente el ex Junior sufrió de golpes o alguna lesión durante las últimas horas. El joven lateral Alexander Porras, que debutó días atrás en el equipo profesional de Santa Fe, durante el entrenamiento de ayer (con el grupo de jugadores que no viajaron a Medellín), tuvo un golpe en el tobillo, por lo que se le realizarán evaluaciones a cargo del cuerpo médico del club para determinar si hay algún tipo de lesión, acrecentando así una constante en este inicio de semestre para Santa Fe, su extensa enfermería.

Foto tomada del Instagram de Luis Manuel Seijas

Es bien sabido que en las últimas horas un referente del club como es el venezolano Luis Manuel Seijas, sufrió la rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha, que lo alejará por lo menos unos 6 a 7 meses, como mínimo, de las canchas del fútbol profesional colombiano, hecho que tiene bastante preocupado al cuerpo técnico y, claramente, el cuerpo médico, que incluso han optado por mantener en la institución al extremo (que también puede ser volante interior o atacante) Fabio Burbano, quién parecía tener todo encaminado para salir del elenco rojo de Bogotá.

Pero no solamente estos son los que preocupan al cuadro bogotano, bien se sabe que a pesar que está en recuperación, el futuro de su gran ídolo, el argentino Omar Pérez, quién el semestre pasado sufrió, al igual que Seijas, la rotura de su ligamento cruzado, y la recuperación, al decidir no operarse, ha sido bastante árdua, con la esperanza de quedar en la nómina final de los leones para este semestre, el cual tendrá el cierre de inscripciones de jugadores la próxima semana, más puntualmente el próximo 6 de agosto.

Foto tomada de: Independiente Santa Fe

En diversas áreas padece el elenco cardenal. La defensa, días atrás, sufrió la baja de por lo menos un mes por parte del zaguero Nicolás Gil, que similar a Sambueza, sufrió una lesión muscular en el isquiotibial de su pierna derecha. Otro de los históricos como Juan Daniel Roa, aún no ha logrado recuperarse exitosamente de la tendinitis rotuliana en su pierna izquierda que le generó que tuviera poca actividad en la pretemporada, junto a Sebastián Salazar, quién ha venido sufriendo diversos problemas físicos en el último año y, en esta oportunidad, tiene un trauma en su pie izquierdo que le ha impedido entrenar con normalidad y ser tenido en cuenta por Camps y su cuerpo técnico.

Foto tomada de: Independiente Santa Fe

Finalmente y no menos importante las lesiones que han tenido otros dos jugadores como el golero «Rufay» Zapata, que a mediados de noviembre del año pasado se rompió los ligamentos y, considerando su edad (40 años) está en un proceso difícil, pero no imposible de recuperación, aunque sigue muy en duda su inscripción para esta campaña, que parecía podría ser la última y que tendría competencia en ese puesto junto a Omar Rodríguez y el joven Kevin Mier. Además de «Rufay», el juvenil Juan Diego Rivera, que fue ascendido durante este inicio de semestre al primer equipo cardenal, también tuvo rotura de ligamentos y sus chances para estar este año con Santa Fe se diluyeron, eso sí, con la firme esperanza de poder recuperarse y que Santa Fe decida su situación.

Bien lo dijo Patricio Camps durante la rueda de prensa del último juego, el plantel se le empieza a quedar corto (más allá que el rojo capitalino fue quizás de los que más se movió en el actual mercado de pases), pero es ahí donde los juveniles deberán estar fuertes para ser considerados piezas de recambio en el engranaje del elenco»albirrojo» que ante esta adversidad espera mejorar en el tema de resultados, revertir la pésima campaña del 2019 – I y, además de buscar esto, alejarse lo que más pueda de la zona del descenso de cara al complicado 2020 que se asoma en esta complicada situación.