Inicio Fútbol La Copa América que no se debió jugar en Colombia en 2001

La Copa América que no se debió jugar en Colombia en 2001

104
0
Compartir
Andréspastrana.org

Un 29 de julio como hoy pero hace 19 años, Bogotá se preparaba para la final por la Copa América 2001 entre Colombia y México, único título de la Selección Colombia de mayores. 

¿Debió jugarse la Copa América en nuestro país? ¿Estaba lista Colombia para un evento internacional luego de recibir varios atentados terroristas y un secuestro meses antes del torneo? ¿El fútbol sirvió como aliciente a la guerra? ¿O buscaron con el fútbol hacer olvidar algunos problemas de la nación en el último año de la presidencia de Andrés Pastrana que no logró acuerdos con la guerrillera pero si con Nicolás Leoz de Conmebol para realizar el torneo?

Copa América 2001, una de las más accidentadas de la historia. 

En 1987 Colombia había sido asignada como sede de la Copa América en 2001, para ubicarlos en el contexto del año del torneo, Andrés Pastrana fue elegido en 1998 como Presidente del país, un año después de su elección le confirmó a la Conmebol que Colombia realizaría el torneo, pero para la Copa América Pastrana llevaba tres años al frente y varios fracasos en los diálogos de paz en el Caguán, el 2001 comenzó con un atentado terrorista el 11 de Enero al Centro Comercial el Tesoro en Medellín (donde se jugaría el grupo C de la Copa América en pocos meses) un carro bomba a las 7:45pm explotó en el edificio causando la muerte a siete personas y dejando más de 100 heridos, casualmente el secretario de gobierno en ese momento era Jorge Enrique Vélez y confirmó el lugar donde fue aparcado el auto que se usó en el atentado, esto fue atribuido a bandas de narcotraficantes. El año continuó y el 17 de Enero ocurrió la ‘Masacre de Chengue’ donde miembros de las AUC (Paramilitares) ingresan al municipio de El Chengue (Sucre), y asesinan brutalmente a 27 civiles, el 5 de marzo quien vivió el fragor de la guerra fue Cali, así publicaba El Tiempo la noticia «A las 7:07 de la noche, los jugadores del Once Caldas llegaban al hotel Torre de Cali después de un viaje por tierra de cuatro horas desde Manizales para su partido de esta noche con el América. Mientras los jugadores corrieron al comedor, los directivos se quedaron en la recepción arreglando las cuentas. En ese momento se produjo una fuerte explosión» en este atentado dejó un saldo de 30 personas heridas y decenas de vehículos en pérdida total. Otra particularidad de este ataque no fue solo la visita de los jugadores de Once Caldas al hotel el mismo día del hecho, si no que en ese edificio se encontraban las oficinas de la organización de la Copa América, este atentado fue realizado por las FARC. El 17 de Mayo,  explotó otro carro bomba en el Parque Lleras de Medellín, días después la policía  desactivó otro vehículo cargado con explosivos, pero esta vez en Itagüí y el 26 de mayo se presentaría una ola de cuatro atentados en Bogotá, dos bombas estallaron cerca de la Universidad Nacional con 10 minutos de diferencia ocasionando la muerte a varias personas, entre ellas un miembro de la Fiscalía. Otros dos artefactos fueron desactivados cerca de la embajada de EE.UU, al parecer interpuestos por miembros de grupos paramilitares.

El 19 de junio a pocos días del inicio del certamen, fueron atacadas las instalaciones del comando de la policía, la Alcaldía, la Casa de la Cultura y de la oficina de Bancafé en Arbelaez, Cundinamarca, cuándo 60 hombres del frente 42 de las Farc atacaron con cilindros de gas y granadas estos lugares a tan solo una hora y media de Bogotá que sería la sede de la final de Copa mes y medio después.

El secuestro de Hernán Mejía Campuzano (Vicepresidente de la Federación Colombiana de Fútbol) se dio el 25 de junio y casi deja a Colombia sin la Copa, de hecho la Conmebol decretó una reunión urgente el 28 de Junio para ver si el torneo se mantenía o no en su lugar de realización, pero un día antes de esa reunión fue liberado el dirigente deportivo. Ese mismo día, el 27 de junio de 2001 llegó un panfleto al consulado argentino en el que un anónimo amenazaba a la selección albiceleste y al país le parecía que esta vez al igual que en 1986 no habría fútbol.

Pastrana comenzó una campaña a través de la televisión en donde hacia alocuciones casi todos los días con el mismo mensaje, La Copa América se jugará en Colombia y la llamó ‘La Copa de la Paz’, y así mismo afirmaba que el país estaba en condiciones de realizar el evento y afirmaba que «Quitarnos la Copa América es el peor atentado» el mensaje caló en la población y la realización de la copa era personal, de allí en ver a Argentina como enemigo de estado por no venir al país.

Colombia claramente no se encontraba preparada para este evento pero el carácter político que tomó y la única vitrina de salvación de la pésima administración de Andrés Pastrana que había fracaso en los acuerdos del Caguán, sumado a los 57 viajes que realizó durante su presidencia y los casi ocho meses (242 días) que permaneció fuera del país, fue organizar a como dé lugar este evento que no ocultó el horror de la guerra ya que en pleno desarrollo y aunque el presidente había pedido cese al fuego y a las acciones, el 15 de Julio se dio el secuestro de Alan Jara, Gobernador del Meta, el fútbol a pesar de su poder para unir no pudo aliviar el conflicto que vivía el país en la época, se usó el fútbol durante un mes como excusa de unión y paz pero la historia que ya escrita hasta hoy da cuenta que no se cumplió con ese cometido.

Canadá (Campeón Copa Oro 2000) la primera en no viajar. La selección norteamericana debutaría ante México en el torneo el 11 de Julio, pero no logró hacerse a una selección competitiva y desistió de su participación. Costa Rica sería el reemplazo de esta y jugaría con un equipo en su mayoría sub23. Luego tras reuniones entre Pastrana y De la Rua presidentes de Colombia y Argentina respectivamente, no lograron cambiar la decisión de Grondona de NO venir ni participar en la Copa América 2001, hecho que se haría efectivo a través de un comunicado el 7 de Julio, dos días antes del comienzo los organizadores decidieron invitar a Honduras que llegó 48 horas antes de su debut al país.

En la cancha, batió records:

La selección campeona fue liderada por Iván Ramiro Córdoba (Inter de Milán) en la defensa y en el arco Óscar Córdoba (Boca Juniors) dupla que fue capaz de mantener el arco a cero durante todo el torneo, es la única selección campeona en la Copa América, consiguiendo esto, además del invicto y el goleador del torneo con Victor Aristizabal (Dep. Cali)

Proxima Copa America:

Argentina y Colombia debieron realizar la Copa América 2020 para acomodar el calendario Conmebol al Calendario FIFA en las competencias nacionales. Pero por qué una Copa con casi 5mil kilómetros de distancia (4,905km en línea recta) qué tenían en común Macri y Duque, presidentes que firmaron para llevar la Copa a sus países y hacer así una co-organización del torneo, esto unido a que los países anfitriones deben correr con los gastos, no se debe solo recibir a las Federaciones sino también adecuar estadios, infraestructura, turismo, premiaciones, traslados, boletería, logística dentro y fuera de los escenarios, y publicidad, entre otras, sin contar con las peticiones que haga Conmebol, el costo de organizar la Copa en Colombia estaría sobre los 130 millones de dólares, algo más de 400 mil millones de pesos colombianos, que de tener buena acogida, turismo y visitas se podrían recuperar, pero más allá de un torneo de fútbol, el poder político sobre el deporte que más seguidores tiene en el país es un fuerte factor para acaparar la atención de votantes de cara a próximas elecciones y dejar sentado de qué lado está el fútbol en el país, no hay que olvidar a presidentes como Jorge Rafael Videla en Argentina en la organización del Mundial de 1978 y el título de ese país que se acercaba a una revolución luego de desapariciones, las torturas y los asesinatos cometidos por la Junta Militar argentina, el Mundial de Sudáfrica en 2010 o el próximo mundial en Qatar que tiene esclavos en la construcción de sus estadios, sin las adecuadas medidas de seguridad que han causado la muerte de centenares de trabajadores y unido al querer limpiar la imagen de un gobierno qatarí que se separa de los derechos humanos en cientos de asuntos.