Inicio Fútbol La B se mantiene

La B se mantiene

96
0
Compartir
Los equipos de la segunda división se mantuvieron en el promedio.

Solo un capitalino ganó, los otros dos empataron

Los equipos de la segunda división bogotanos sacaron un punto en Valledupar y Popayán, mientras que en su casa Tigres goleó y aumentó el sueño de entrar al grupo de los ocho. En Saque de Meta les traemos el balance de está jornada en la B.

Tigres jugaba el domingo en el Metropolitano de Techo, donde recibía a un Barranquilla que venía en racha de cuatro victorias. Por eso el encuentro pintaba muy complejo para el equipo local, que tenía que levantarse de la goleada recibida por el Deportes Quindío en la fecha pasada.

Esta vez se presentó con muchos argumentos, además de aprovechar el impacto que e dio al equipo costeño la altura,  que le dieron la posibilidad de golear a los barranquilleros. Un doblete de Luis Cuesta, un tanto de Esteban Orozco y otro de Jair Blanco le dieron el triunfo a Tigres y la posibilidad de ubicarse en la décima casilla.

Fortaleza fue a Valledupar con el objetivo de mantenerse dentro de los ocho, y sacar una victoria fuera de casa que le ayudará a cuadrar las cuentas en busca de la clasificación. En la tierra vallenata ‘Los Reyes del Twitter’ se fueron por delante en el marcador, sacando a flote su característica intensidad.

Pero una vez más el equipo dirigido por David Barato no supo mantener la ventaja y se dejó empatar con un polémico penal al minuto 73’. No encontraron otra respuesta ante el empate y prefirieron cuidar el marcador. Pese a esto los demás resultados le ayudaron a solo descender un puesto en la tabla de posiciones.

Jairo ‘El Viejo’ Patiño quería repetir la victoria que consiguió en su casa frente al Real Cartagena. El equipo bogotano tuvo la posibilidad de descansar toda la semana, para preparar muy bien el encuentro frente  a un equipo que no luce un buen juego, pero sabe complicar a los rivales.


El partido fue muy trabado, casi no dejaban espacios y los delanteros no coordinaban los movimientos con sus volantes. Entre la idea de salir tocando y crear opciones, y la tentativa de usar las transiciones, Bogotá no encontró un camino y no logró vencer la valla del portero Neíron Asprilla.