Inicio Fútbol El ‘Fenómeno’, la joya del Barcelona 1996/97

El ‘Fenómeno’, la joya del Barcelona 1996/97

304
0
Compartir
www.fcbarcelona.es

Un día como hoy en 1996, Ronaldo Nazário debutó oficialmente en el Barcelona, dando inicio a una etapa fugaz pero fructífera, que terminó de consolidar en el fútbol europeo a uno de los mejores goleadores de todos los tiempos.

A la hora de hablar de las campañas goleadoras más importantes en la historia, es imposible no recordar la lograda por Ronaldo en el Barcelona. Hoy en el aniversario 24 de su debut con el equipo catalán, recapitularemos los números de su inigualable temporada 1996/97.

El equipo ‘Blaugrana’ pagó 2.5 millones de pesetas de la época al PSV Eindhoven por el pase del delantero. Lo que equivaldría (Sin considerar la inflación de los últimos años) a un aproximado de 15 millones de Euros. El joven de 19 años fue presentado el 16 de agosto de 1996 y jugó su primer partido 4 días después en el Torneo Joan Gamper ante San Lorenzo de Almagro.

No obstante, fue un 25 de agosto de 1996, que el brasileño debutó oficialmente, más exactamente en el primer partido de la Supercopa de España, ante el Atlético de Madrid. El brasileño inició su recorrido en territorio ibérico con lujo de detalles, anotando doblete en el 5-2 final de la Ida (Barcelona gano el título luego de perder 1-3 en la vuelta).

Ahora bien, refiriéndose exclusivamente a la Primera División Española, la temporada 1996/97 quedará marcada en la carrera de este goleador, pues anotó un total de 34 goles en 37 partidos en el subcampeonato de su equipo, cifra que además de otorgarle el premio como artillero de la competencia, también le brindó un récord de anotaciones que no fue hasta el 2009/10 que Lionel Messi fue capaz de superarlo.

Así mismo, uno de los mayores logros de aquel plantel fue la consecución de la Recopa de la UEFA, torneo en el cual Ronaldo anotó 5 goles y ocupó el segundo puesto en la tabla de goleadores, solo superado por Robbie Fowler (Liverpool), quien marcó un tanto más. Los ‘Culés’ se coronaron campeones del torneo de manera invicta. Desde su debut en Dieciseisavos de Final, jugaron 9 partidos, dejando un saldo de 5 triunfos y 4 empates. En la final, vencieron en partido único al PSG 1-0, precisamente con anotación del carioca.

Su tercer título lo consiguió en la Copa del Rey, competición en la cual anotó 6 goles en 7 partidos que disputó, solo superado por Diego Klimowicz (7 goles – Rayo Vallecano). Barcelona se consagró campeón invicto tras ganar cinco partidos y empatar en dos. En la final vencieron al Betis por marcador de 3-2.

Su aporte aquel año quedó resumido en las siguientes cifras:

Partidos disputados: 49

Goles anotados: 47

Asistencias: 8

Títulos: 3 (Copa del Rey, la Supercopa de España y la Recopa de la UEFA)

Fue tal su impacto en aquel curso jugando en el Barcelona, que ganó el premio FIFA World Player (20 años) y sumado a eso, se le otorgó el Balón de Oro (21 años), siendo el primer futbolista sudamericano en ganar dicho galardón. Se mantiene como el jugador más joven de la historia en ganar ambos trofeos.

Con los registros conseguidos en aquella temporada parece difícil pensar que el ‘Fenómeno’ fuera a salir del club para la siguiente campaña. Sin embargo, fue un desacuerdo económico con Josep Lluis Núñez, Presidente del club en aquel entonces, lo que terminó de romper las negociaciones para la renovación de su contrato y por consiguiente provocó su salida rumbo al Inter de Milán.

Incluso, actualmente el popular ex futbolista brasileño recuerda su mágico paso en el Camp Nou y enmarca que por situaciones ajenas a el no pudo reafirmar su extraordinaria temporada por mas tiempo.

«Firmé el contrato de renovación al final de la temporada y me fui de vacaciones a Brasil. A los cinco días me llamaron para comunicarme que no podría seguir con la renovación. No estuvo en mis manos, yo quería seguir. El club no me valoraba como tenía que ser, no estaba en mis manos. Me hubiera gustado quedarme», aseguró en entrevista para el medio DAZN.

Pese a que solo estuvo un año en dicho plantel, fue en este paso en el cual obtuvo el mejor registro goleador de su carrera, llegando a un promedio de 0.96 goles por partido, cifra que no logró superar ni siquiera en su mejor momento en el Real Madrid.