Inicio Copa del mundo Dinho, el Libertador

Dinho, el Libertador

389
0
Compartir

Hace 7 años, Ronaldinho Gaucho ganaba la Copa Libertadores con el Atlético Mineiro, el único título que le faltaba en su amplio palmarés.

Desde una Copa del Mundo, pasando por un balón de oro y culminando con el trofeo más importantes del continente americano, la carrera del brasileño estuvo marcada por varios campeonatos y distinciones individuales que lo llevaron a convertirse en uno de los mejores jugadores en la historia del deporte.

El primero de todos fue con la selección sub-17 de Brasil, conquistando la Copa Mundial de dicha categoría en 1997. Brasil derrotó 2-1 a Ghana en la final y se quedó con la corona en Nigeria. Un año después, ya empezaba a ganar con su club Gremio de Portoalegre, con los “Galos” consiguió dos títulos entre 1998 y 2000, sumando ya 3 en su carrera.

El primer campeonato con la selección mayor de Brasil llegaría en 1999 en Paraguay. La Copa América tenía un nuevo monarca y era la “Canarinha”. En el estadio Defensores del Chaco, Brasil vencía 3 por 0 a Uruguay. Un doblete de Rivaldo y un gol de Ronaldo, le bastaron a la “Verdeamarelha” para ser campeona de América. Ronaldinho no jugó en la final, pero igual levantó la copa.

Los otros dos títulos importantes con Brasil los consiguió en 2002 y 2005, en el Mundial de Korea y Japón y la Copa Confederaciones de Alemania.

clarin.com 

Poco tiempo después de ganar la Copa Confederaciones con Brasil, alcanzaría la cúspide del fútbol mundial a nivel individual. La edición número 50 del Balón de Oro, consagraría a Ronaldinho Gaucho como el mejor futbolista del planeta en ese año. Acompañado en el podio por los ingleses Frank Lampard y Steven Gerrard, Dinho lograba su máxima distinción individual en París.

mundodeportivo.com

Tras ganar varios campeonatos locales con sus clubes, en 2006 alcanzaría la máxima distinción a nivel de clubes en Europa, la UEFA Champions League. El Stade de France fue testigo de la primera y única Liga de Campeones de Dinho, la segunda en la historia del FC Barcelona hasta ese entonces.

La sonrisa del fútbol siguió ganando y ganando en Barcelona, Milan y Flamengo. Ligas locales, Copas y Súpercopas fueron sumando números en su palmarés, hasta que en 2013 se consagró como campeón de América, pero esta vez con su club Atlético Mineiro. Esta oportunidad el Estadio Mineirao sería el lugar para una vuelta olímpica más del astro brasilero. Una llave infartante que se definió por penales frente a Olimpia de Paraguay, 4 a 3 a favor de la escuadra brasilera y el título de Reyes de América. Uno de los últimos títulos que le faltaba en su vitrina, alcanzar la gloria continental con un club.

El único trofeo que le faltó por levantar a Ronaldinho fue el Mundial de Clubes, sin embargo, la carrera de esta leyenda terminó repleta de campeonatos, 19 en total y con casi 50 distinciones individuales alrededor del mundo. Sin duda alguna un icono del fútbol gaucho y del planeta entero.